¿Cómo escoger la fuente adecuada para tu proyecto de diseño web?

Cuando se trata de fuentes, no es simplemente escoger algo que se vea bien con el diseño de una página web. Optar por una fuente para nuestras páginas web es una opción que va mucho más allá de eso. A continuación, proponemos los siguientes consejos para escoger una fuente adecuada.

1. Mantén una lista

Mantén una lista de fuentes que te gustaría usar algún día. Cuando tengas un proyecto nuevo, revísala y mira si tienes una fuente que pueda encajar bien con tu proyecto.

Puedes encontrar buenas fuentes en el typekit de Adobe. Es genial para explorar una variedad de opciones. Puedes probar una familia de fuentes entera y puedes mostrar a tus clientes por qué deberían pagar por ella. Hace que la toma decisión de compra sea menos problemática.

2. El contenido es el rey

Lo primero que debes preguntarte es: “¿Qué clase de contenido tengo más?” Si, en su mayoría, son párrafos de texto, entonces empieza con una fuente que funcione bien en todos los tamaños y que tenga todos los pesos y estilos. Si la mayoría del contenido de tu página está conformada por imágenes y solo necesitas una fuente para descripciones y encabezados, entonces busca ese tipo de fuentes.

3. Mantén las cosas simples

En términos de accesibilidad, existen ciertas fuentes que son recomendables, como Verdana y Tahoma, que están diseñadas para ser legibles.

No obstante, lo que cuenta es lo que haces con las fuentes. No uses muchos tipos de fuentes en una sola página. No coloques las palabras en mayúscula. Usa un buen contraste de colores y evita los textos que se mueven. Si apuntas a una buena legibilidad.

4. Encuenta la versatilidad

Para brindar una buena experiencia lectora para los usuarios, escoge las mismas fuentes para tus materiales digitales e impresos.

5. Empieza a diseñar prototipos

Existen muchas variables que considerar y factores influenciadores que salen del control del

diseñador.

¿En qué tipo de pantalla tus usuarios leerán tu contenido? ¿Qué sistema operativo utilizarán? ¿Cuál es su velocidad de conexión? Incluso el brillo de la pantalla es un factor. El mejor consejo que te podemos dar es que saques tus herramientas de dibujo y empieces a crear prototipos ya sea a mano o usando tus herramientas.

Prueba tu prototipo en cuantos lugares puedas. Cárgalo usando una mala conexión de internet para ver el impacto cuando las fuentes no carguen. Claro, establece un plan B, escoge fuentes que hayan sido diseñadas para pantallas más modernas porque estas son las que predominan en el mercado actual.

6. Dos perspectivas

Evalúa las fuentes desde dos perspectivas: emocional y técnica. En el lado emocional, busca una fuente que se sientas que encaje con el contenido. ¿La forma de las letras que creen el ambiente? ¿Es fácil de leer en el contexto que será usado?

Una vez que tengas unas opciones que encajen con la sensación que buscas, empieza con las preguntas técnicas: ¿Cómo se verá en diferentes dispositivos? ¿Con qué servidor cargan? ¿Hay presupuesto para comprar la fuente? ¿Necesitas compatibilidad con otros idiomas? Es raro que una fuente pase por todas las pruebas, así que siempre es bueno priorizarlas basado en las necesidades del proyecto.

7. Encuentra la personalidad adecuada

Como diseñador in house, tienes que seguir ciertas normas de marca, al igual que patrones de diseño, así que no existe mucho espacio para ser creativo. Pero como diseñador freelance tienes la opción de liberar un poco más tu creatividad y proponer más.

Y estos son algunos de los consejos que muchas agencias de diseño siguen al pie de la letra. Si tienes algún otro consejo, te invitamos a compartirlo en los comentarios.